Ex empleados de Google y Facebook luchan en contra de la adicción digital

Publicado por: Time Together En: Familiar El: Comentario: 0 Hit: 112

Por Paola Sánchez Carpio

Los ex tecnólogos de Silicon Valley están desafiando y criticando la tecnología que ellos mismo contribuyeron a crear a través de una campaña para concientizar sobre los riesgos de las nuevas tecnologías.

A principios de este año, un grupo de tecnólogos, médicos e investigadores, miembros de la organización Common Sense y el Centro para la Tecnología Humana empezaron una campaña titulada La Verdad sobre la Tecnología: Cómo la Tecnología ha Enganchado a los Niños (Truth About Tech: How Tech Has Kids Hooked).

La iniciativa tiene como objetivo impulsar a que las grandes empresas de Silicon Valley hagan sus productos menos adictivos para los niños. También busca crear conciencia de los efectos perjudiciales de las redes sociales y la adicción a los teléfonos inteligentes.

De acuerdo con los organizadores, la campaña será financiada con 7 millones de dólares recaudados a través de las organizaciones sin fines de lucro: Common Sense y el Centro para la Tecnología Humana. El dinero se invertirá en capacitación a escuelas públicas estadounidenses y en contenido comunicacional que muestre los riesgos de esta tecnología.                                                   

                                                                 

                                              Adicción a dispositivos móviles por Juan Pablo Sánchez  

Roger McNamee fue inversor de Facebook y ahora es miembro del Centro para una Tecnología Humana tras darse cuenta de la adicción y el daño que causan las redes sociales en niños y adolescentes.

“Me uní al Centro para una Tecnología Humana porque estuve horrorizado al ver lo que permití que Facebook hiciera…Facebook apela a un cerebro de lagartija (cerebro básico e instintivo) …Los teléfonos inteligentes nos tienen atados a ellos en cada momento de nuestras vidas. Esta es mi manera de corregir lo que he hecho mal” confesó McNamee en una entrevista para el New York Times en febrero de este año.

Al igual McNamee, Tristan Harris, que trabajó como especialista en ética de Google, considera que es momento de actuar y revertir su conocimiento de la industria a favor de los consumidores más jóvenes.

"Estábamos en el interior, sabemos lo que miden las empresas, sabemos cómo hablan, y sabemos cómo funciona la ingeniería", añadió Harris.

Esta no es la primera vez que se demanda más responsabilidad de la industria. De hecho, en enero de este año, dos grandes inversores de Wall Street pidieron a Apple un estudio sobre  los efectos de sus productos en la salud. También se pidió que Apple hiciera más fácil el poder limitar el uso de iPhones y iPads en niños.

James Steyer, CEO y fundador de Common Sense, afirma que los modelos de negocio de estas empresas a menudo los alientan a hacer todo lo posible para captar la atención con posibles consecuencias negativas que a veces pueden dañar el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños.

“Hay que responsabilizar a las empresas tecnológicas por sus esfuerzos diseñados para dirigir y manipular a los jóvenes. Cuando los padres aprenden cómo estas empresas se pueden aprovechar a nuestros hijos, se unirán a nosotros para exigir que la industria cambie sus formas y mejore ciertas prácticas " añade Steyer. Fuente: Common Sense Media

Expertos en salud mental y pediatría también aseguran que estos dispositivos son cada vez más adictivos y afectan la dinámica e interacción familiar.

La doctora Jenny Radesky, miembro de la Asociación Estadounidense de Pediatría, estudia el uso de medios móviles por parte de los padres, la autorregulación de los niños pequeños y los efectos en la salud mental de las familias.

Radesky también es parte de la campaña La Verdad sobre la Tecnología y entre sus investigaciones ha encontrado efectos negativos del abuso de tecnología en las relaciones de padres e hijos.

Uno de estos estudios consistía en la observación a 55 familias en los restaurantes de comida rápida.  “Sabemos que las comidas son muy importantes para la interacción entre padres e hijos, es un momento en que los niños tienen mucha conversación y conexión emocional”, comentó Radesky en una entrevista para la radio de la Universidad estadounidense de Wharton en Pensilvania

Durante la comida, los investigadores encontraron que las familias no interactuaban y tanto padres e hijos fijaban su atención en sus tabletas o teléfonos celulares al momento de comer. La mitad de los niños, en algún punto, trataba de llamar la atención de sus padres hasta que los adultos se cansaban y perdían la paciencia al ser interrumpidos.

“Así que vimos a un grupo de padres gritarles a sus hijos; una madre apartó las manos de su hijo cuando él estaba tratando de levantar su cabeza de la tableta que estaba mirando…Vimos a más padres luciendo realmente estresados y comenzando a alzar la voz mostrando más negatividad hacia sus hijos.” Afirma Redesky

En la última década la tecnología de la comunicación digital ha transformado las interacciones sociales y la manera en la que consumimos información y entretenimiento. Con el auge de los dispositivos móviles también han surgido debates sobre el rol y responsabilidad que tiene la sociedad y las empresas frente a las consecuencias negativas del abuso de estos productos.

La adicción, la dependencia y la vulnerabilidad de los seres humanos, especialmente los niños, frente a los cambios sociales y tecnológicos no es nada nuevo. Lo nuevo y desafiante son los retos que como sociedad, padres e hijos nos toca enfrentar para contrarrestar  y dominar lo que hemos creado.

Comentario

Deje su comentario